• +34 639 43 10 48
  • info@psicosteopatia.es

Ayer tuve un encuentro con Artemisia Gentileschi y me impresionó con su magestuosa fortaleza. Es admirable la capacidad de esta pintora para emplear su habilidad a través del trazo como forma de expresión y gestión de sus emociones para la disipación de la herida del trauma.

La capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés severo recibe el nombre de resiliencia.

Artemisia fue una pintora del siglo XVII, que aprende este oficio debido a la confianza que en su virtud artística deposita su padre, el pintor Orazio Gentileschi. Como por aquella época el acceso al estudio del arte para las mujeres estaba prohibido, Orazio acuerda con un preceptor privado, Agostino Tassi, la continuación de los estudios de su hija. Agostino Tassi viola a Artesima , por lo que es denunciado al tribunal papal. Durante varios meses Artemisia es sometida a pruebas ginecológicas humillantes y torturada por un método inquisitorial que consiste en apretar con cuerdas los dedos de la mano con el sufrimiento, no sólo físico, que esto puede conllevar para una pintora.

Toda esta situación despiadada, inhumana y cruel que vive Artemisia puede verse reflejada en varias de sus obras en las que la expresión de las emociones y el realismo con el que las imprime a través del dibujo es de asombrosa grandeza.

“El arte no es terapia, pero es terapéutico” dice Ernesto Sábato.

Ser resiliente no supone que la persona no sienta malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. Ante una situación traumática, la sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional afectan a las personas, aún así, muchas logran sobreponerse ante dichos sucesos y adaptarse a lo largo del tiempo.

La resiliencia conlleva saber aceptar la realidad tal como se presenta, darle un sentido a la vida y poseer una firme capacidad de mejora. La resiliencia está constituida por conductas, pensamientos y acciones que la persona aprende y desarrolla con el tiempo y las experiencias de vida.

El pensamiento resiliente es flexible. La persona suele tener una buena imagen de sí misma, una forma de hacer y pensar con optimismo y confianza, dirigida a la solución de problemas. Apoyo emocional, capacidad de gestión emocional, capacidad de solución de problemas, confianza y capacidad de calma son características que facilitan la resiliencia.

El conocimiento de la vida de esta mujer y la forma de afrontar su situación nos muestra cómo a través de la creatividad, haciendo uso de las propias habilidades, una persona puede llegar a sobreponerse ante situaciones adversas. Cada individuo posee una serie fortalezas particulares que pueden utilizarse para el propio beneficio, y la riqueza de la flexibilidad y la creatividad intervienen para su uso.

Este magnífico encuentro con Aremisia Gentileschi se produce a través de la secció de psicología de les dones del COPC de la mano de Jocelyn Guerrero (psicóloga) y Erika Bornay (historiadora del arte).

Inés A.G.

Toda persona tiene dentro de sí una buena noticia. La buena noticia es que no sabe lo grande que puede llegar a ser, cuánto puede amar, cuánto puede lograr y cual es su potencial”.

(Anne Frank)