Psicología

playa alargada

El proceso de conocimiento y análisis psicológico en el que trabajo forma parte de un enfoque integrador humanista, incluyendo aspectos gestálticos, sistémicos, bioenergéticos, de psicología positiva y otros ámbitos afines en función de lo que cada persona pueda necesitar en su proceso de crecimiento.

Entiendo a cada persona como ser fascinante en el cual los componentes físicos, psíquicos y emocionales se interrelacionan para dar lugar a sensaciones, pensamientos, sentimientos y comportamientos determinados. Considero de gran importancia el análisis de la relación del individuo consigo mismo, con las personas con las que se relaciona y con el medio en el que vive. Teniendo en cuenta todos estos aspectos, el proceso psicológico no puede desarrollarse de otra manera que no sea en exclusividad personal.

Este trabajo de autoconocimiento permite a la persona un espacio de escucha y confianza, de mayor conocimiento y crecimiento personal con el objetivo de descubrir y optimizar las habilidades personales y la potencialidad inhererente de cada uno.

Considero la ansiedad, la angustia, el miedo, la tristeza, el estrés y otros estados percibidos como desagradables, al igual que el dolor, como mensajes que nos proporciona nuestro propio organismo animándonos a producir algún cambio, con el propósito de alcanzar una recuperación del equilibrio emocional y bienestar personal.

Este tipo de trabajo psicológico va dirigido a: ansiedad y estrés, depresión, falta de motivación y autoestima, inseguridad, timidez extrema, trastornos del estado de ánimo, trastornos de la conducta, trastornos del sueño, desarrollo personal y problemas de relación de uno consigo mismo, con la pareja, la familia u otros.